Harasambato’s Weblog

diciembre 9, 2008

Hiroito. A cuatro días de su castración

Por supuesto que no nos causa ninguna alegría castrar equinos. Pero los condicionamientos estructurales (terreno, genética, etc.) nos imponen infligirles esta operación.

Lo cierto es que si pongo la información, es simplemente para mostrar que con los cuidados adecuados, el equino no padece un post operatorio doloroso, y esto lo podemos ver en la falta de inflamación y de heridas infectadas.

hiroito19

En la fotografía vemos el lado derecho del escroto que presenta una sola incisión para la emasculación, y le agregamos a la par el lado izquierdo del escroto donde se lo ve sin ninguna incisión.

Igualmente no presenta inflamaciones, excepto una leve inflamación en el prepucio, lo cual en nuestra experiencia es absolutamente normal.

En cuanto a la asepsia, le aplicamos una crema cicatrizante que a la vez espante las moscas, y lo sometemos a diez minutos de ozonización de la zona manipulada en la operación. Hiroito nunca se ha mostrado agresivo ni en su limpieza ni en las otras manipulaciones.

Finalmente luego de la operación, le aplicamos una antitetánica, y tres días de antibiótico de amplio espectro.

diciembre 3, 2008

Ambato Hiroito. Castración de los equinos

La castración obedece a criterios de manejo de la manada y no -aún cuando es importante que pierda la actitud del padrillo de luchar por el harén lo que los hace a veces tener un comportamiento agresivo – para volverlos más dóciles.

De hecho tenemos un caballo en el Haras que es un castrado y todas las mañanas se lo recordamos, pero se encarga de hacer funcionar la ley de la gravedad.

Ya hemos escrito y publicado un artículo del Dr. Spinelli sobre la castración de los equinos, exponiendo los criterios que tenemos (excepto en cuanto a la anestesia)  para llevarla a cabo.

Aquí mostramos a uno de los veterinarios del Haras, Dr. Delfino, castrando a Hiroito (de hecho castramos a 4 potros además de Hiroito).

Hiroito por diversas razones que ya hemos explicado y publicado, no pudo tener un training permanente. Eso no le arruinó el carácter puesto que siempre se mostró dócil a la monta, pero lo hizo muy dominante, teniendo una convivencia muy difícil con los otros caballos. De hecho quien esto escribe tiene en su ceja diez puntos producto de una abalanzada y giro imprevisto que hizo Hiroito para mostrar su dominancia a un caballo que estaba en un piquete.

De algo me sirvió, la tomografía mostró que tengo cerebro.

Unido a que no pudo tener por la edad una perfomance que justifique su condición de padrillo, es que decidimos optar por su castración, máxime si su sangre (Chief Z) la tenemos directa, y con servicios pendientes del Haras Baral.

Una última reflexión, aún cuando es normal esta forma de manejar a los equinos (mediante su castración), no es sencillo – desde el ánimo de quien ama a los caballos – ver su castración, y si nos hemos decidido a publicar y mostrar su operación es por que el post visitado es uno de los mas leidos, además insistimos, aun cuando sencilla, la operación debe ser hecho por un cirujano experto.

Nuestro querido y recordado Cherman Z se le murió a su adquirente el Sr. Juan López en una operación de castración, y quizá con esto rendimos un recuerdo a quien nos dejó frustrando una vida deportiva que anunciaba grandes logros.

La operación se hace a cielo abierto, a pesar que contamos con ambientes adecuados para quirófano. Como en la revisación clínica el equino presentaba sus dos testículos en posición correcta y el chequeo cardíaco mas los estudios de laboratorios no presentaban problemas, se optó por esta modalidad. La temperatura era de unos 10ª, así que no había moscas.

Primero se lo seda al equino, luego se lo duerme y se lo asegura con distintas maneas. Uno de los miembros es asegurado por encima del tarso haciendo unión con la mano del mismo lado. Se hace una sola incisión en la bolsa del escroto y por allí se extraen ambos testículos. Luego de limpiar el área de la operación, el caballo es puesto en libertad en un piquete o circular y se lo incentiva para que se mueva a fin de evitar la fomración de coágulos, como explica el Dr. Spinelli en su magnífico artículo.

Todo el proceso no dura mas de tres minutos y medio, y cuando es bien realizado no tiene que presentar complicaciones.

Nunca es sencilla la decisión de castrar, pero no existe otra forma de manejar la manada, Pequeño justificativo que no nos quita la tristeza por cualquier mínimo dolor que uno infringe a nuestros queridos equinos.

agosto 23, 2008

Manejo del caballo operado (cirugía mayor).

Ambato Hiroito es un semental cría del Haras Baral.

Cuando lo adquirimos era un caballo temperamental pero sin mala intención. Con un salto franco. Lo compramos de 4 años.

El caballo empezó a cambiar de carácter y lo mejor que tenía su facilidad en el salto comenzó a retacearlo. Proceso que comenzó luego de seis meses de estar con nosotros. Con mi hijo y socios nos preguntábamos que estábamos haciendo mal.

No soportaba ninguna embocadura, ni siquiera las de siliconas mas blandas.

Por esa época nos atendía el Dr. Alejando Guglielmineti, quien había sido recomendado por el Dr. Carlos Dodera cuando se fue a vivir a España. Revisó la dentadura del padrillo y le limó lo que entendía molestaba la boca de aquél.

Efectivamente el caballo mejoró y lo pudimos competir, llegando a hacerlo con bastante éxito en 1,10m. Pero los problemas recrudecieron y ya las limadas no solucionaban nada.

Por cuestiones de agenda del Dr. Guglielmineti, no nos pudo seguir atendiendo, comenzando a trabajar con nosotros el Dr. Carballo.

Se continuaron con las limadas sin mayores resultados y el caballo quedó fuera de training ya que no toleraba nada en la boca.

Pronto detectamos un olor a podrido impresionante y ante una nueva consulta se constató que un premolar se había hipertrofiado, atrofiando su par de la mandíbula superior, haciendo un hueco en la zona que atrofió la pieza dentarla, donde se amontonaba comida que generaba el olor a podrido.

Nuevas limadas al diente hipertrofiado (lo que hubo que hacerse por etapas dado su tamaño) y el agujero se lo trataba con un tapón embebido en iodoformo.

El caballo ya estaba en nuestra propiedad desde hacía un año y medio, con un training discontinuo y generando los nunca bienvenidos “costos hundidos”.

Retornó el olor a podrido y convocamos al Dr. Guglielmineti, quien le hizo las radiografías que se observan en este post. Muestran que el premolar hipertrofiado había generado una fístula que comunicaba la cavidad bucal con la nasal. Esa fístula se llenaba de restos de alimentos que al descomponerse generaban el olor a podrido, el que salía por la boca y la nariz del pobre Ambato Hiroito.

Aconsejó la operación, que la haría junto con el Dr. Carlos Dodera. Luego de dos meses nos dicen que incorporarían al equipo a un especialista en odontología equina para la operación.

Nos dieron su radio. Lo llamamos en incontables ocasiones, al principio nos contestó y luego el silencio. Recurrimos a diversos profesionales, como el amigo Cali Pastoriza, pero la conclusión era siempre que nos tenía que atender el especialista en odontología equina que para nosotros resultó un fantasma. 

Coincidió con que en el concurso de Campo Chico Country Club nos encontramos con una veterinaria amiga que nos hizo recordar al Dr. Scipione.

Lo llamamos un miércoles y le remitimos por mail las radiografías. Determinó la fecha de operación para ese jueves. Lo operó, el equino salió perfecto de la operación. Le dio recuperación “ambulatoria”, pero a nuestro pedido y para extremar los cuidados, Ambato Hiroito se quedó internado hasta el martes, día que lo retiramos.

El Dr. Scipione nos aconsejó tener mucho cuidado puesto que la zona trabajada tenía mucho dolor y que el padrillo lo manifestaba dando una abalanzadas de temer.

Como este blog trata de compartir experiencias, contamos la nuestra, previa a la operación y mostramos la posterior a ésta, que refiere al manejo de un padrillo con un dolor terrible en la boca.

Boca en la que hay dos agujeros donde entran los dedos índices y anular completos. Pueden apreciar el tamaño del diente hipertrofiado al que le pusimos una cuchara de café y un encendedor, para tener magnitudes de referencias y verán que no es exagerado el tamaño de los huecos que damos.

En todo el proceso de limpieza y curación, al caballo no se le ha suministrado ningún tranquilizante (la recuperación lleva tres meses según el criterio veterinario, si le damos calmantes, corremos el riesgo de hacerlo adicto), y entendemos que son loa siguientes factores los que nos ayudan a que el cuidado no sea riesgoso para las personas, ni traumatizante para el equino.

Primero hay que saber imponerse, esto es que nos reconozca como el “macho alfa” pues un padrillo lleva en sus genes el querer ser jefe de la manada por lo que siempre actúa en consecuencia.  Hemos seguido los consejos de Edmond Morris, discípulo de Konrad Lorenz el padre de la etología. Morris aconseja nunca usar lo que no sea el cuerpo para hacer saber el enojo o la orden al equino cuando uno está desmontado, y si se maneja un padrillo, una patada en sus costillas es lo indicado, o simular un mordisco haciendo girar el codo sobre la tabla del cogote. El libro de Morris está en nuestra biblioteca y es una de mis re lecturas preferidas.

A la par que nos respete, nos tiene que tener confianza, puesto que el equino es desconfiado por naturaleza y mas del hombre, su depredador principal (Morris).

Esa confianza tiene que ir acompañada de nuestra habilidad para tocar las zonas sensibilizadas por la operación (una pieza dentaria equina se saca con martillo y cincel). Mas de la del tamaño de elefante que se aprecia en las fotos.

Aquí la comparación es con un cuchara de café, la siguiente es comparando el diente con un encendedor.

En los videos se podrá apreciar el manejo del equino, tanto en su limpieza de la boca, como en la forma que se logra un poco de control adicional sobre el equino. Por último se puede apreciar la aplicación de ozono, tanto dentro de la boca de Ambato Hiroito, como en el corte de drenaje de la parte inferior de la mandíbula, apreciándose como la cánula ingresa entre cinco y diez cm para desinfectar con ozono la zona.

El primer video se explica con mas detalles la condición de Ambato Hiroito y muestra cuando se lo retira del box y se comienza a prepararlo para la limpieza y curación de la zona comprometida por la fístula y la operación.

En el segundo video explicamos en que condiciones se lo coloca para hacerlo mas dócil en el proceso.

En el tercer video se ve el proceso de limpieza tanto de la fístula como del hueco dejado por el premolar hipertrofiado. En ambos huecos entran los dedos índice y anular juntos como ya expusiéramos. Lo que hace imprescindible sacar todos los restos de comida que se puedan juntar allí.

En el cuarto video apreciamos a un Ambato Hiroito, totalmente cooperativo, permitiéndonos introducir la mano en su boca, verificar el grado de limpieza alcanzado y ajustar la misma en las dos cavidades o huecos; el dejado por el diente extraído, y el de la fístula, hueco este que también fue trabajado por el Dr. Scipione para sacar los pedazos de dientes y la raíz del mismo.

Con las imágenes del quinto video podemos apreciar como se le aplica ozono, tanto en la zona operada de donde se extrajo el diente, como en la fístula al igual que en la zona de drenaje.

Blog de WordPress.com.