Harasambato’s Weblog

marzo 23, 2009

Ambato Dulce María y Ambato Wanderful aprendiendo las ayudas del jinete

Tanto Ambato Dulce María como Ambato Wanderful son dos potros (colt) que recién acaban de cumplir sus tres años.

Su docilidad y domesticación ha sido tan bien realizada, que los mismos aceptan al jinete en la montura (en este caso usamos aperos criollos) quien comienza a enseñarle a comprender las ayudas.

En el primer caso de Ambato Dulce María la monta es de uno de los colaboradores del Haras, quien al paso y bajo las instrucciones nuestras le enseña a esta hermosa yegua como entender lo que el jinete pide, avanzar, doblar, hacer cículos etc.

Ud. puede apreciar la docilidad de nuestros productos en los videos que aquí insertamos. Estos nos sirven para recalcar que el estándar en altura de salto conforme la edad que se estima para la misma, Haras Ambato lo ha establecido para todos sus productos de 7 años en 1,40m.

Queremos significar que ningún caballo o yegua de 7 años entregado por el Haras Ambato con 7 años de edad, dejó de saltar previamente el 1,40m. Esto es importante de recalcar ya que la media en Argentina es 1,30m para los caballos de aquella edad.

Esto viene a cuento, por que como en todo deporte, el avance en las habilidades se logra con una buena cabeza (escribo esto y estoy esperando el partido final de Indian Wells entre  Nadal y Murray, mientras, dan el partido que jugó Federer con este último, y me recuerdo una entrevista a Federer, donde se le preguntó que prefería entre un físico privilegiado y una buena cabeza, sin dudarlo dijo “una buena cabeza”), y nuestros productos exhiben de las mejores, ya que sin perder carácter ni personalidad, aprenden a ser absolutamente cooperativos con el jinete.

En el caso de Ambato Wanderful, quien lo monta es Carlos Diego Córdoba (Sr).

Ambos equinos, llevan como máximo unas seis montas, habiendo comenzado en enero, con lo que hacemos un promedio dos montas por mes, lo que no significa que en el entretiempo los mismos no hagan nada. Por el contrario mantienen el régimen de caminador seco con montura y cabezada y el caminador con senda con agua como esquema de musculación con sobrecarga y bajo impacto.

En la fisiología del trabajo con sobrecarga en agua, uno de los músculos mas implicados son los del lomo del equino, tal como explicara el Dr. Carballo mientras analizaba el movimiento de los equinos sometidos a este training.

Con lo cual, y a pesar que nuestra amiga Erica nos pide un jinete mas liviano cuando le comento que Carlos Córdoba (Sr) es quien monta los potros en doma, no hay riesgo de sobrecarga por que los potros están perfectamente musculados para las exigencias a la que se los somete.

Como se puede ver en los videos, Ambato Wander Full, exhibe unos aires magníficos y un inteligencia notable, puesto que siempre se ha dirigido hacia donde el jinete le ha indicado.

Finalmente junto a estos dos potros tenemos en proceso de doma a Ambato Dora y Ambato La Güelta Cheta, de los que prometemos también ir contando nuestra experiencia con su doma.

El trabajo de estos cuatro potros lo intensificaremos a partir del mes de julio, llegando en la primavera con una monta diaria, para recién comenzar con el entrenamiento de salto en diciembre, trabajo de piso en enero y nuevamente salto en febrero en adelante. El trabajo con cavalletes está siempre presente, con barras en el piso, para ir aumentando la exigencia de tales ejercicios teniendo en cuenta la evolución física y mental de los equinos. Esto significa que nunca buscamos el conflicto, sino la cooperación, y si el potro se rehusa a hacer algún movimiento o ejercicio, no lo obligamos, buscamos otro e insistimos luego o en días sucesivos.

Buscar el conflicto solo genera resabios y allí si, podemos asegurar comienzan los problemas.

Anuncios

marzo 5, 2009

La doma de Ambato Dulce María (Trabajo montado y con riendas)

En el anterior post sobre la doma (monta) de Ambato Dulce María, hicimos hincapié que nos focalizábamos en que la joven yegua de tres años, aceptara un paso mas en su proceso de doma.

Ya se le había colocado la montura (apero criollo) con la cinchada de rigor, se le había colocado la cabezada y caminaba con todo eso encima en el caminador (noria), soportando el bamboleo de los grandes estribos pampeanos propios de la montura utilizada.

Tal paso adelante era admitir la monta del jinete sin que se encabritara o resabiara por ello.

Dijimos además que no utilizábamos las riendas todavía ya que estimamos que es en un paso ulterior que se le debe colocar las mismas, cuando se le empiece a enseñar a llevar al jinete en sus distintos aires y comprenda las ayudas o indicaciones que el bocado (bridón recto de silicona) mas las riendas transmite.

Está probado (Desmond Morris, “Guía para entender a los caballos”. Acotamos que Morris fue discípulo del padre de la etología Konrad Lorenz) que el equino tiene breves periodos de concentración y que la sinapsis o vinculación de diversos estímulos para movilizar un determinada parte del cuerpo (articulaciones y músculos), es una cualidad que no nace de su “intelecto” sino de la práctica.

Pasando al uso de las riendas, nos vamos a permitir una breve digresión. 

El enriendado está muy vinculado con una tradición en la doma criolla, doma que por lo que tenemos visto, es la que se utiliza en Argentina en casi todas las razas, incluidos los equinos Silla Argentino.

Dentro de la doma criolla todavía muchos domadores usan una serie de palancas generadas por sus brazos y riendas para “hacerle la boca” o “tirarle la boca” al equino.

En España o en Perú con sus preciosos caballos Pura Raza Española (PRE) o los Caballos Peruanos, el concepto es: “hacerles la nariz”, para eso existe la serreta española y las jáquimas trenzadas que se usan en los peruanos antes de colocarles el freno. En la foto una serreta española y a no confundirse, el cuero recubre los dientes de la serreta. Esta se coloca sobre la naríz y por las argollas se pasa o unas auxiliares alemanas o bien unas auxiliares fijas al pretal.

Tambien se la usa directamente sin embocadura (la primera serreta) colocándole riendas y la argolla del medio es para trabajos a la cuerda. La jáquima peruana tiene la misma función, dominar al equino desde la nariz. Prometo escribir algo al respecto.

Tanto “tirarle la boca” como “hacerles la nariz” no tienen ningún fundamento científico en cuanto a que coadyuven a la docilidad del equino y a la suavidad de su manejo. Como dice mi amigo Ataulfo Barrio, todo se trata de psiquis y de una correcta colocación de los músculos. Algo que por supuesto ya los clásicos como François Baucher habían planteado estableciendo incluso ejercicios para trabajar esos músculos,  tema que ya hemos abordado en este blog en el post Ambato Ginger y François Baucher

Antes bien, estoy convencido que tales cuestiones se corresponden con los dos tipos de monta histórica que se conocen, la monta a la jineta y la monta a la brida (ver Diccionario de términos ecuestres Larouse, pág 172), tema sobre el cual prometo escribir ya que hecha mucha luz sobre el tipo de training moderno y la necesidad de dejar de lado prácticas que nada favorecen el management del caballo deportivo actual.

Voy a detenerme un poco en “tirar la boca” y para ello recurro al mas que interesante libro de Pérez Falco, “El arte de amansar”, cuyo inmenso valor radica en historiar un tipo de doma-sometimiento que nada tiene que ver con el conocimiento que se tiene del equino y de la fisiología de su movimiento, como para que se la considere eficaz en la actualidad.

04032009109

 

Perez Falco, indica en el capitulo sobre la boca, que se deben ajustar las riendas indias (las riendas sin bocado que se atan sobre las camas del equino) mas fuerte que de costumbre, sacar a galopar al potro envolviéndose el jinete las riendas en su brazo lo mas cortas que se pueda. Cuando el caballo ha tomado velocidad, se hecha la espalda para atrás a la vez que se traba el brazo contra el pecho. Esto se repite en varias oportunidades.

04032009111

Un dato curioso, Perez Falco, no prescinde de lo que nosotros hacemos en el caminador, donde como se ha visto colocamos a los potros con montura y cabezada a caminar todos los días a partir de los dos años y medio, nada mas que lo hace sin tanta perseverancia y de tiro con otro caballo.

Dicho autor nos dice que saca antes de la monta una cuantas veces a caminar y galopar al potro a domar con toda la montura y cabezada colocada.

Insistimos, nuestro método tiene la ventaja del convencimiento antes que la imposición ya que vamos paso a paso con el apero, primer le colocamos una matra con una cincha elástica para ir a medida que vemos que el potro acepta sin enojarse estos elementos, sumando las partes del apero, siendo lo último que ponemos los estribos que quedan sueltos para que el potro se acostumbre a soportar la pierna del jinete.

 

04032009110

 

Similares conceptos encontramos en el igualmente interesante (por los aportes históricos de cómo se hacía y hoy no se debe hacer la doma del equino) libro de Justo P. Saenz (h), “Equitación Gaucha”

04032009112

Los pesados frenos que se observan en esta obra, hacen acordar a los orígenes de la monta a la brida y arrojan algo de luz sobre la costumbre de “tirar la boca” ya que antes de ser un proceso de sensibilización, era todo lo contrario para acostumbrar a la boca del animal a soportar semejantes hierros.

04032009113

Dije anteriormente y reitero aquí, que tanto “tirar la boca” como “hacer la nariz” carecen de todo fundamento científico. Baste ver la cantidad de músculos involucrados en tales acciones, ya que de lo que se trata es una cierta sensibilidad en la boca (boca suave) y una determinada colocación de los músculos.

Entiendo que si de trabajar con métodos primitivos se trata el concepto español (“hacer la nariz”) es mas acertado que el de nuestra doma tradicional, ya que aquél pretende una acción sobre los músculos involucrados en el movimiento de el cogote o cuello del equino y de su cabeza, mientras que en el criterio argentino, lo que se persigue es la sensibilidad de la boca.

Para llegar a las camas de la boca del equino, tenemos que traspasar la siguiente estructura muscular.

Trapecio cervical, trapecio dorsal, esterno mandibular, mastoideo humeral, musculo esplenio (esplenio cervicus), masetero, los laterales del atlas, etc. etc. , sin dejar de señalar que por ejemplo la espalda y sus músculos tiene vinculaciones con los movimientos craneales a través de la parte craneal de la tuberosidad lateral del húmero.

En la foto tomada del libro de Peter C. Goody (PhD en veterinaria y “lecturer” (conferencista) de la Royal Veterinary College of London, tomamos una idea mas acabada de la cantidad de músculos involucrados en los movimientos del cuello y la cabeza antes que seguir enumerándolos tediosamente.

05032009114

El siglo de la imagen como lo denominara al siglo XX el filósofo Julián Marías (f), nada mas cierto para este siglo XXI donde lo multimedia como esquema de comunicación supera la palabra.

Pues bien, si alguien luego de ver el esquema muscular involucrado en la nariz o en las camas (parte del maxilar inferior que no lleva dientes y donde se asienta la enbocadura y donde se ata la rienda india sin bocado) de la boca del caballo, piensa que acciones de tironeo habrán de hacer una acción efectiva para lograr una boca suave está completamente equivocado.

La boca suave la da la correcta conformación y posición de los músculos y en ello interviene la psiquis del caballo, por que si los tirones le generan resabios, no habrá forma de lograr que destrabe los músculos en cuestión para hacer llegar las ayudas a través del bocado. Por eso digo que mi concepción está mas cerca de la española, aún cuando en vez de serreta prefiero el uso del cabezón o un buen equilongue que es la mejor rienda auxiliar que se pudo haber inventado. Prometo también escribir alguna vez sobre esto.

Dicho todo lo que antecede vamos a la doma de Ambato Dulce María.

Trata esta de enseñarle con la ayuda del guía a través de la cuerda (la que en modo alguno evita corcoves o fuga del equino), a seguir las evoluciones que uno le indica con piernas, cuerpo, riendas y bocado, también usando una fusta como indicación; a la vez que simultáneamente la hacemos iniciarse en las transiciones, que para nosotros es el único modo – las transiciones – de obtener una boca suave.

Finalmente y aunque resulte obvio puesto que este blog es para intercambiar experiencias, nosotros exponemos la nuestra y la que nos ha dado resultados en la mas de la veintena de caballos propios y ajenos que llevamos domados, sin contar los que adquirimos con la “famosa” media doma, caballos que generalmente nos vienen taqueados (se los golpea en la región del masetero (cachete) con el cabo del rebenque para enseñarles a doblar.

Decimos que es para intercambiar experiencias y no para pontificar sobre lo que hacemos, salvo que de esta manera se doman los caballos en Europa y los EE.UU donde hemos tenido oportunidad de ver este método en acción a la par de tomar cursos, sin que sea menos importante describir que existe una bien nutrida bibliografía en donde se exponen los criterios científicos que avalan este modo de hacer las cosas.

El primer video es Ambato Dulce María a la cuerda, y los siguientes son con la monta propiamente dicha y el uso de las riendas, aclarando que es la primera monta con riendas de la yegua.

Con el tema de la doma comenzamos hace cinco años, cuando nuestro jinete el Lic. Carlos Diego Córdoba (h) decidió hacerse profesional y si me he subido yo a la potra, es simplemente para mostrar que cualquiera sea el peso que le pongamos arriba, la honestidad del comportamiento es notable, y se lo ha ganado por la confianza adquirida en el humano en los tres años previos.

Como nos dice nuestro amigo y herrador Gustavo Bengoechea, que nos herra desde nuestra época de amateur, hace mas de 15 años,  nuestro modo de trabajar, en lo que tiene visto en tantísimos haras en los que trabaja, es único, tanto en métodos como en resultados.

De paso Gustavo es quien casi siempre nos filma así que el crédito de las imágenes le corresponden.

febrero 18, 2009

La doma de Ambato Dulce María (su monta)

Hoy hemos colocado otro post en donde narramos la doma de Ambato Wonderfull, por lo que en los detalles del proceso de doma y lo que nosotros entendemos por tal, nos remitimos a ese post del que pusimos un link al inicio de este párrafo.

Aquí mostraremos los videos de la monta de Ambato Dulce María (inbreeding 2 x 2, Voltaire encontrando en su madre a Quito de Baussy), al igual que fotos de su trabajo en el caminador seco con el apero criollo. También ilustraremos el proceso que nosotros denominamos doma, mostrando un potrillo de año y medio que es llevado del cabrestro sin que el mismo tironee ni se muestre ansioso y por el contrario sigue mansamente a quien lo lleva.

sany0001

sany0002

Las fotografías nos muestran a Ambato Dulce María en el caminador seco con el apero criollo colocado, al igual que la embocadura, y no menos importante exhibe el detalle de los estribos libres a cada lado rozando permanentemente los laterales del equino, que es lo que hará el jinete cada vez que la monte.

Ahora veresmos los videos de su monta por priemera vez.

No menos importante es ver como se comportan en este proceso de doma los potros de 1 año y medio, en el video Ud. lo puede ver, totalmente mansos siguiendo a quien los lleva del cabrestro.

Todo esto impone una conclusión. Un buen equino es el resultado de una buena doma, y la doma no es montarse al caballo, es educarlo desde que nace. Así lo hace Haras Ambato.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.