Harasambato’s Weblog

mayo 19, 2009

La historia de Nick Skelton (3ra entrega)

En esta tercera entrega de un repaso por la vida de Nick Skelton, lo vemos separado de sus mentores, los Edgar armando su propio establecimiento en donde ni tractor tenía y había que hacerlo todo a hombro.

Nick tenía 22 años y ya era jinete internacional de GP, pero a la hora de trabajar no se le caía ninguna estrella, ejemplo para tantos jinetes nuestros que sin ganar nada, son insoportables en sus pretensiones, (como decíamos en mis épocas de navegación a vela, marinos de tormentas, eso si escuchándolas rugir sentados en el bar con un vaso de whisky)  y presto a partir a las Olimpíadas de Seúl.

Nuestra amiga Clara nos ha llamado la atención por la demora en continuar con un repaso de los aspectos mas relevantes de la vida de Skelton, y tiene razón, así que aquí paramos nosotros y lo dejamos hablar a Nick.

 

The Killing Fields. De Nick Skelton.

Mientras estuve en Aachen 1986, yo sentía que había un chico que me seguía a todas partes. Por donde iba, me seguía sacándome fotografías, por lo que ya estaba yo algo molesto. Le tuve toda la semana pegado a mí, y me estaba poniendo de los nervios.

Un día a final de año, recibí una llamada de un chico español. En un inglés, algo roto. Me dijo que era la persona que me había estado siguiendo en el CSIO de Aachen todo el rato. Me planteo que si podía venir a mi casa , a montar a caballo conmigo. Tenía 22 años, y pensé que me hacía falta alguien en la casa, para ayudarme a montar, a cavar, a hacer saltos, vallas,………

En enero le dije que se viniese a Inglaterra, pero que no iba a ser lo mismo que vivir en Madrid.

No teníamos tractor, por lo que todo había que llevarlo en los hombros; era duro, muy duro.

Este chico, trabajó tanto allí, que bautizó a mi finca como, “ The Killing Fields “.

Posteriormente me convertí en amigo suyo, y le ayudé en la Olimpiada de Seúl .

¡ Su nombre era, Alfredo Fernández Durán !.

St. James, no estaba bien de forma. Los años le iban cayendo encima. Pensé que el caballo debía ser retirado. Se lo había ganado.

Se lo dije a su dueño , Terry Clemence, y su punto de vista difería del mío. Es uno de los problemas que tienen los propietarios que no entienden de caballos. Creen que sus caballos son máquinas de hacer dinero, y no se dan cuenta, que poco a poco se van apagando.

Terry, decidió llevar al caballo a pasarle una revisión veterinaria, al Dr. Geoffrey Brain.

El veterinario precisó en el informe, que el caballo debería ser retirado de la competición. Su opinión era la mía. Él, entendía de esto.

Terry, decidió mandar el caballo a las cuadras de Ted Edgar , pero ya no pudieron hacer nada con el caballo. Al final se retiró en su finca de Woodhouse , en Epping.

Vendió la finca a Rod Stewart, el cantante, y trasladó a St. James a su nueva casa.

Al poco tiempo, el caballo se lesionó en un tendón en el prado; tuvo que ser operado con fibra de carbono, pero al poco tiempo se murió.

Fue un grandísimo caballo para mí, y para el deporte hípico en general. En la foto Nick y S. James

La Olimpiada de Seúl. Nick Skelton.

 Haber dejado a los Edgar, había sido la decisión correcta.  Sally Mappleson, me dio a Airbourne; Tony Elliot, me trajo a Grand Slam; Apollo, era mi gran caballo, y las cuadras empezaron a llenarse.

Apollo me había ganado el Gran Premio de Aachen, y muchas cosas más. Apollo, no tan brillante, estaba haciendo sombra a caballos como Milton o Jappeloup, que sin duda alguna eran los mejores del mundo.

En1988, las reglas olímpicas habían cambiado, por lo que pude tomar parte en los JJOO de Seúl. Centré ese año todos mis esfuerzos en preparar a Apollo para la cita Olímpica.

Apollo, ganó por segundo año consecutivo  el Gran Premio del CSIO de Aachen, y también el Gran Premio del CSIO de Dublín.  Dos sitios en los que ganar es diferente. Merece la pena, haberlo vivido.

David Broome con Countryman, Joe Turi con Kruger, Malcolm Pyrah  con Anglezarke y nosotros, componíamos el equipo británico.  Michael Whitaker vino de reserva con Amanda. Éramos un equipo fuerte, pero no tan fuerte , al no haber podido venir John Whitaker con Milton.

Los Bradley, propietarios de Milton, utilizaron la “excusa “ del clima, de la humedad, de la guerra en Seúl, ………

En mi opinión, fue una guerra con la BSJA, que años antes no habían contado con su hija Caroline para la Olimpiada. Fue una verdadera canallada para John, puesto que hubiese tenido muchas posibilidades de ganar el oro individual con Milton.

David Broome era nuestro asesor espiritual por su conocimiento y experiencia, aunque Graham Fletcher, vino de entrenador, y Ronnie Masarella de jefe de equipo.

Cuando llegamos al aeropuerto, fue terrible. Miles de maletas rojas ,todas iguales por doquier. David Broome había perdido su maleta, por lo que yo le dije que las maletas de los lanzadores de peso, estaban en otro departamento. David, se rió; tenía tanta tripa que era nuestra pequeña broma. Le dimos el viaje, la verdad.

La villa olímpica era muy básica; habitaciones que no tenían nada;  eran espartanas. Yo dormí con Michael Whitaker ; David con Graham , y Malcolm con Joe Turi. Ronnie en una habitación para él.

Nadie quería dormir con Ronnie por sus ronquidos, en eso era Campeón Olímpico.

Tuvimos un problema en el aeropuerto; Michael llevaba miles de paquetes de tabaco, y Malcolm llevaba una caja de Calsberg. Valientes deportistas estábamos hechos los británicos .

La comida era una pesadilla. Recuerdo a una jugadora de baloncesto de Mongolia , que comía como una ballena. Ni David, era capaz de comer tanto.

Las instalaciones hípicas eran insuperables, la verdad.

Por las mañanas nos levantábamos a las seis de la mañana. Desayuno y a montar a caballo. Ronnie fue capaz de mantener una excelente atmósfera entre nosotros.

Llegamos unos 10 días antes de la ceremonia inaugural .

En la prueba de equipos, estuvimos sextos.

La prueba individual, la caminamos a las 6 de la mañana. Ronnie  entró prontísimo en las habitaciones chillando, __ vamos chicos, hoy es el día que todos estáis esperando—– ,  a lo que Michael le contestó,___ ¿ Nos vamos a casa ?____ .

Michael Whitaker, que estuvo de reserva, estuvo excepcional como siempre. Cariñoso, cortés, nos ayudaba a todo, su papel fue generoso. Siempre se lo digo.

El recorrido de la individual era grande, lo más grande que yo había visto nunca.

En la primera vuelta, el último salto era un doble de triple barra- vertical a aun tranco. Apollo derribó la barra de atrás de la triple barra, que no era usual en él.

David tuvo mala suerte; perdió una herradura, y derribó un tablón.

Fue una pena, él debía haber ganado una medalla, y estuvo cuarto.

Apollo y yo, acabamos séptimos.

 Nick y Apollo

Carolo López-Quesada.

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: