Harasambato’s Weblog

abril 23, 2009

Los comienzos de Nick Skelton

Leyendo los que fueron los comienzos del grande entre los grandes de nuestro deporte, el jinete inglés Nick Skelton, a quién tuve oportunidad de ver en innumerables  concursos al igual que en las Olimpíadas de Atenas 2004, me remito a mi propia experiencia y como directamente me han cansado los jinetes que se acercaron a nuestro establecimiento, con mas aires que sustancia gris que dicen se encuentra en el cerebro y que debiera servir para impregnarla de conocimientos. Nunca encontramos mas que opiniones de oídas – lo hago así por que lo dijo fulano – sin saber si la fisiología del movimiento equino daba para tal ejercicio o si el mismo era necesario.

El sacrificio (como si nuestro deporte no lo fuera, de hecho mañana me toca racionar y hacer la cama de 20 box ya que tres petiseros van con los seis caballos nuevos para la serie anual que comienza mañana, uno tengo enfermo y el tercero se fue en semana santa y no ha regresado) es una palabra inexistente, y a pesar que contamos con un cubierto, los días de lluvia no se monta por que llueve, los de viento por que los caballos se asustan y nosotros nos negamos a darles tranquilizantes, etc. Como quien dice me han cansado. Pero no desespero, se que en algún momento llegará el que tiene que llegar y nosotros le daremos la oportunidad que se merece con nuestros caballos.

Pero basta de quejas que mal no nos va, tenemos lo que tenemos y cada día crece en manada y en clientes que a nosotros mismos nos asombra.

Y entre el asombro y las ganas de contar con un segundo jinete, no una segunda línea, por que y por citar un ejemplo, cuando Joaquín Albizu montaba para nosotros, le dimos el Ambato Topacio de su mejor época, mientras que Carlos Córdoba (Jr) se quedó con el Ambato Atilas un caballo que distaba mucho de la habilidad de aquél.

Un crack que nuestra inexperiencia y las malas manos en que cayó para su training, hicieron que adquiriera lesiones que si bien no lo inhabilitan para el deporte, no justificaba frente a la cantidad de caballos que competimos, mantenerlo en competencia.

Digo que entre el asombro y esas ganas, leí sobre los comienzos de Nick, escritos por quien bien lo conoce nuestro amigo Carolo Lopez-Quesada, y comprendí, los grandes tienen otra ética, la del sacrificio y saber esperar su turno aprendiendo todo lo que se pueda. Paro y dejo que disfruten esta primera entrega de la biografía de Nick Skelton.

 

Los años con los Edgar – I. Sobre Nick Skelton.

 

Yo tenía un poni llamado Calibas.  Empezaba a hacer lo que él quería; algún parón de vez en cuando, nada de control,………..etc. Un amigo de mi padre, Lol Weaver,  le sugirió , que me llevase con el poni  a un sitio de jinetes profesionales, para que nos pusiesen a ambos en la dirección correcta. Ted Edgar y Liz Edgar ( la hermana de David Broome ), eran los elegidos para poder ayudarnos.

Cuando llegué a Leek Wootton para mi primera lección, Ted no estaba en las cuadras. Liz comenzó a expresarme lo que tenía que mejorar, pero creí que no había demasiada diferencia de cómo íbamos normalmente. Pensé que era el final del camino.

Cuando llegó Ted a las cuadras, le preguntó a Liz por el poni y el chico. Liz le dijo, que el poni parecía útil, pero que el chico tenía un gran potencial.

Más o menos una semana más tarde, Ted Edgar llamó a casa, diciéndole  a mi padre que si su hijo querría ir con ellos de concursos, para ayudarles en los fines de semanas.

No me dejaban montar, solo limpiaba equipos, guadarneses, limpiaba caballos, pulía las botas de Ted,……

Me hice amigo de su hija, Marie, que tenía dos años, y le ayudaba con un poni que se llamaba Jewel. Cuando ella cumplió cuatro años, le presté a mi poni Oxo, para que le corriese. Era un viejo gran soldado, este poni.

El primer concurso que fui con los Edgar, fue en Nottingham. Yo dormía en la cabina del camión de los caballos, y ellos en la vivienda.

Una noche mientras dormía, un tipo entró en la cabina y me echó fuera al césped con mi saco de dormir. Yo no entendía nada. Al final me lo presentaron y era Tim Grubb, que fue jinete del equipo británico en varias Olimpiadas, y posteriormente nacionalizado americano.

Un día estábamos cenando y me dijeron los Edgar, que les pasase un poco de crema para la ensalada. Yo les contesté que no había. Ted me dijo que fuese al camión de al lado a pedírsela a Banky.

Banky era Trevor Banks. Yo había oído hablar de él , y pensaba que era un hombre muy arrogante. En esos tiempos Harvey Smith y Mick Saywell montaban para él.

Yo entré con los nervios a por la crema para la ensalada, y al pedírsela, se me olvidó hacerlo por favor, por lo que Banky me recordó que tenía que ser más educado. Todos sabían en esos tiempos, que yo era el “chico de los Edgar “.

Ted me mandó a casa un caballo para trabajar llamado The Red Baron, un caballo australiano que habían adquirido de John Fahey. Me preguntó que si quería tener el caballo en mi casa y correrle algunas pruebas. Por supuesto, mi respuesta fue si.

No era muy cuidadoso, pero era fácil de montar. Luego me mandaron un caballo llamado Timmie, que era un buen caballo con el que Liz había corrido muy bien. Era un buen caballo para mí.

Yo seguía corriendo mis ponis y los caballos de los Edgar, y en algunos fines de semana les ayudaba en los concursos. Me llevaron al Horse of The Year Show en Wembley, para ayudarles. Más tarde ( yo tenía 15 años ) me tuve que sacar un pasaporte para acompañarles a Suiza al concurso en nieve de Davos. Era mi primera salida de Gran Bretaña.

Liz llevaba a Everest Make Do y BoomerangTedllevaba a Everest Peak y Snaffles.  Viajamos en el camión con David Broome, que era uno de mis ídolos de juventud. David corría a Manhattam  y a Ballywillwill. El resto del equipo eran Pam y Lionel Dunning.

Yo jamás había sentido ese frío. Para correr en la nieve, los caballos llevaban unos ramplones especiales ; cuatro por casco. ¿ Podéis imaginar quién los ponía ?.

Noventa y seis ramplones cada día. Horroroso. Pensé que ya había hecho un masters en ramplones.

 

Continuará.

 

Carolo López-Quesada.

2 comentarios »

  1. Hola:
    soy Clara, soy de Mercedes, practico equitación y quisiera saber como sigue la historia de Nick Skelton.
    Muchas gracias por publicarla

    Saludos.

    Comentario por clara cordenons — mayo 18, 2009 @ 11:18 pm | Responder

    • Mercedes Bs As?, nosotros estamos en Altamira, el plano para llegar lo podrás encontrar en la página web http://www.harasambato.com.ar
      En cuanto a la historia del gran Nick Skelton a quien tuve la opertunidad de verlo en Barcelona cuando perdió la medalla de oro en la última valla que tenía agua abajo, lo disfruté en el Albert Hall de Londres, en finales de la entonces Copa Volvo en Gotemburgo, en varios campeonatos europesos, en el Derby de Hicstead una de las tantas veces que lo ganó, en el Derby de Hamburgo, en Calgary, en Atenas, en Aachem y espero verlo en Kentucky los próximos WEG del año que viene. Así que puede decirse que puse su historia por que es uno de los jinetes que mas admiro. Ya me pongo a trabajar para seguir con su historia. Perdón por la demora y gracias por seguirnos.
      Saludos
      Haras Ambato

      Comentario por harasambato — mayo 18, 2009 @ 11:58 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: