Harasambato’s Weblog

marzo 5, 2009

La doma de Ambato Dulce María (Trabajo montado y con riendas)

En el anterior post sobre la doma (monta) de Ambato Dulce María, hicimos hincapié que nos focalizábamos en que la joven yegua de tres años, aceptara un paso mas en su proceso de doma.

Ya se le había colocado la montura (apero criollo) con la cinchada de rigor, se le había colocado la cabezada y caminaba con todo eso encima en el caminador (noria), soportando el bamboleo de los grandes estribos pampeanos propios de la montura utilizada.

Tal paso adelante era admitir la monta del jinete sin que se encabritara o resabiara por ello.

Dijimos además que no utilizábamos las riendas todavía ya que estimamos que es en un paso ulterior que se le debe colocar las mismas, cuando se le empiece a enseñar a llevar al jinete en sus distintos aires y comprenda las ayudas o indicaciones que el bocado (bridón recto de silicona) mas las riendas transmite.

Está probado (Desmond Morris, “Guía para entender a los caballos”. Acotamos que Morris fue discípulo del padre de la etología Konrad Lorenz) que el equino tiene breves periodos de concentración y que la sinapsis o vinculación de diversos estímulos para movilizar un determinada parte del cuerpo (articulaciones y músculos), es una cualidad que no nace de su “intelecto” sino de la práctica.

Pasando al uso de las riendas, nos vamos a permitir una breve digresión. 

El enriendado está muy vinculado con una tradición en la doma criolla, doma que por lo que tenemos visto, es la que se utiliza en Argentina en casi todas las razas, incluidos los equinos Silla Argentino.

Dentro de la doma criolla todavía muchos domadores usan una serie de palancas generadas por sus brazos y riendas para “hacerle la boca” o “tirarle la boca” al equino.

En España o en Perú con sus preciosos caballos Pura Raza Española (PRE) o los Caballos Peruanos, el concepto es: “hacerles la nariz”, para eso existe la serreta española y las jáquimas trenzadas que se usan en los peruanos antes de colocarles el freno. En la foto una serreta española y a no confundirse, el cuero recubre los dientes de la serreta. Esta se coloca sobre la naríz y por las argollas se pasa o unas auxiliares alemanas o bien unas auxiliares fijas al pretal.

Tambien se la usa directamente sin embocadura (la primera serreta) colocándole riendas y la argolla del medio es para trabajos a la cuerda. La jáquima peruana tiene la misma función, dominar al equino desde la nariz. Prometo escribir algo al respecto.

Tanto “tirarle la boca” como “hacerles la nariz” no tienen ningún fundamento científico en cuanto a que coadyuven a la docilidad del equino y a la suavidad de su manejo. Como dice mi amigo Ataulfo Barrio, todo se trata de psiquis y de una correcta colocación de los músculos. Algo que por supuesto ya los clásicos como François Baucher habían planteado estableciendo incluso ejercicios para trabajar esos músculos,  tema que ya hemos abordado en este blog en el post Ambato Ginger y François Baucher

Antes bien, estoy convencido que tales cuestiones se corresponden con los dos tipos de monta histórica que se conocen, la monta a la jineta y la monta a la brida (ver Diccionario de términos ecuestres Larouse, pág 172), tema sobre el cual prometo escribir ya que hecha mucha luz sobre el tipo de training moderno y la necesidad de dejar de lado prácticas que nada favorecen el management del caballo deportivo actual.

Voy a detenerme un poco en “tirar la boca” y para ello recurro al mas que interesante libro de Pérez Falco, “El arte de amansar”, cuyo inmenso valor radica en historiar un tipo de doma-sometimiento que nada tiene que ver con el conocimiento que se tiene del equino y de la fisiología de su movimiento, como para que se la considere eficaz en la actualidad.

04032009109

 

Perez Falco, indica en el capitulo sobre la boca, que se deben ajustar las riendas indias (las riendas sin bocado que se atan sobre las camas del equino) mas fuerte que de costumbre, sacar a galopar al potro envolviéndose el jinete las riendas en su brazo lo mas cortas que se pueda. Cuando el caballo ha tomado velocidad, se hecha la espalda para atrás a la vez que se traba el brazo contra el pecho. Esto se repite en varias oportunidades.

04032009111

Un dato curioso, Perez Falco, no prescinde de lo que nosotros hacemos en el caminador, donde como se ha visto colocamos a los potros con montura y cabezada a caminar todos los días a partir de los dos años y medio, nada mas que lo hace sin tanta perseverancia y de tiro con otro caballo.

Dicho autor nos dice que saca antes de la monta una cuantas veces a caminar y galopar al potro a domar con toda la montura y cabezada colocada.

Insistimos, nuestro método tiene la ventaja del convencimiento antes que la imposición ya que vamos paso a paso con el apero, primer le colocamos una matra con una cincha elástica para ir a medida que vemos que el potro acepta sin enojarse estos elementos, sumando las partes del apero, siendo lo último que ponemos los estribos que quedan sueltos para que el potro se acostumbre a soportar la pierna del jinete.

 

04032009110

 

Similares conceptos encontramos en el igualmente interesante (por los aportes históricos de cómo se hacía y hoy no se debe hacer la doma del equino) libro de Justo P. Saenz (h), “Equitación Gaucha”

04032009112

Los pesados frenos que se observan en esta obra, hacen acordar a los orígenes de la monta a la brida y arrojan algo de luz sobre la costumbre de “tirar la boca” ya que antes de ser un proceso de sensibilización, era todo lo contrario para acostumbrar a la boca del animal a soportar semejantes hierros.

04032009113

Dije anteriormente y reitero aquí, que tanto “tirar la boca” como “hacer la nariz” carecen de todo fundamento científico. Baste ver la cantidad de músculos involucrados en tales acciones, ya que de lo que se trata es una cierta sensibilidad en la boca (boca suave) y una determinada colocación de los músculos.

Entiendo que si de trabajar con métodos primitivos se trata el concepto español (“hacer la nariz”) es mas acertado que el de nuestra doma tradicional, ya que aquél pretende una acción sobre los músculos involucrados en el movimiento de el cogote o cuello del equino y de su cabeza, mientras que en el criterio argentino, lo que se persigue es la sensibilidad de la boca.

Para llegar a las camas de la boca del equino, tenemos que traspasar la siguiente estructura muscular.

Trapecio cervical, trapecio dorsal, esterno mandibular, mastoideo humeral, musculo esplenio (esplenio cervicus), masetero, los laterales del atlas, etc. etc. , sin dejar de señalar que por ejemplo la espalda y sus músculos tiene vinculaciones con los movimientos craneales a través de la parte craneal de la tuberosidad lateral del húmero.

En la foto tomada del libro de Peter C. Goody (PhD en veterinaria y “lecturer” (conferencista) de la Royal Veterinary College of London, tomamos una idea mas acabada de la cantidad de músculos involucrados en los movimientos del cuello y la cabeza antes que seguir enumerándolos tediosamente.

05032009114

El siglo de la imagen como lo denominara al siglo XX el filósofo Julián Marías (f), nada mas cierto para este siglo XXI donde lo multimedia como esquema de comunicación supera la palabra.

Pues bien, si alguien luego de ver el esquema muscular involucrado en la nariz o en las camas (parte del maxilar inferior que no lleva dientes y donde se asienta la enbocadura y donde se ata la rienda india sin bocado) de la boca del caballo, piensa que acciones de tironeo habrán de hacer una acción efectiva para lograr una boca suave está completamente equivocado.

La boca suave la da la correcta conformación y posición de los músculos y en ello interviene la psiquis del caballo, por que si los tirones le generan resabios, no habrá forma de lograr que destrabe los músculos en cuestión para hacer llegar las ayudas a través del bocado. Por eso digo que mi concepción está mas cerca de la española, aún cuando en vez de serreta prefiero el uso del cabezón o un buen equilongue que es la mejor rienda auxiliar que se pudo haber inventado. Prometo también escribir alguna vez sobre esto.

Dicho todo lo que antecede vamos a la doma de Ambato Dulce María.

Trata esta de enseñarle con la ayuda del guía a través de la cuerda (la que en modo alguno evita corcoves o fuga del equino), a seguir las evoluciones que uno le indica con piernas, cuerpo, riendas y bocado, también usando una fusta como indicación; a la vez que simultáneamente la hacemos iniciarse en las transiciones, que para nosotros es el único modo – las transiciones – de obtener una boca suave.

Finalmente y aunque resulte obvio puesto que este blog es para intercambiar experiencias, nosotros exponemos la nuestra y la que nos ha dado resultados en la mas de la veintena de caballos propios y ajenos que llevamos domados, sin contar los que adquirimos con la “famosa” media doma, caballos que generalmente nos vienen taqueados (se los golpea en la región del masetero (cachete) con el cabo del rebenque para enseñarles a doblar.

Decimos que es para intercambiar experiencias y no para pontificar sobre lo que hacemos, salvo que de esta manera se doman los caballos en Europa y los EE.UU donde hemos tenido oportunidad de ver este método en acción a la par de tomar cursos, sin que sea menos importante describir que existe una bien nutrida bibliografía en donde se exponen los criterios científicos que avalan este modo de hacer las cosas.

El primer video es Ambato Dulce María a la cuerda, y los siguientes son con la monta propiamente dicha y el uso de las riendas, aclarando que es la primera monta con riendas de la yegua.

Con el tema de la doma comenzamos hace cinco años, cuando nuestro jinete el Lic. Carlos Diego Córdoba (h) decidió hacerse profesional y si me he subido yo a la potra, es simplemente para mostrar que cualquiera sea el peso que le pongamos arriba, la honestidad del comportamiento es notable, y se lo ha ganado por la confianza adquirida en el humano en los tres años previos.

Como nos dice nuestro amigo y herrador Gustavo Bengoechea, que nos herra desde nuestra época de amateur, hace mas de 15 años,  nuestro modo de trabajar, en lo que tiene visto en tantísimos haras en los que trabaja, es único, tanto en métodos como en resultados.

De paso Gustavo es quien casi siempre nos filma así que el crédito de las imágenes le corresponden.

9 comentarios »

  1. Hola, que grato es leer su publicacion, hace años que domo caballos pero nunca nadie me enseño (salvo un curso que hice a los 12 años con Martin Hardoy), otra doma que no fuera la criolla. Para mi en terminos generales y por suave que sea el “domador criollo” su doma no enseña, sino que impone por dolor, y como bien sabemos el caballo que es extremadamente sensible recuerda el dolor y reaciona ante ello. Yo vi esto y no me gusto asi que comence a forjar mi propia doma, pero con fundamentos propios, sin guia y por momentos, y en un ambito netamente criollo, se torna un poco dificil explicar mi forma de domar. Yo enseño, no impongo y como digo siempre, quiza tardo más pero obtengo los mismos resultados y no pierdo la confianza de mi caballo. Y en el tema “boca” hay mucho por enseñarle a los queridos gauchos.
    Otra ves lo digo es muy grato ver que hay gente que comparte esto. Un saludo muy grande. Espero seguir compartiendo conocimientos equinos.
    Atte.-

    Comentario por Maria Pia — abril 17, 2009 @ 1:00 pm | Responder

    • Gracias María Pía, por supuesto que si andas por Mercedes (BA) sos invitada para pasar por nuestro establecimiento para ver como trabajamos. En este momento estamos trabajando cuatro equinos de tres años simultáneamente y si pensamos que el caballo debe estar listo para debutar a los cuatro años, los nuestros están realmente avanzados. Es que aceptando el criterio que la doma comienza con el nacimiento, cuando llega el momento de montarlos es un trámite mas y solo resta enseñarles que comprendan las ayudas, esto lo hacemos al paso, y como el equino es un animal que aprende muy rápido las figuras siempre hacemos el mismo dibujo en el desplazamiento.

      Te felicitamos por tu manera de encarar la doma (enseñar no imponer por el dolor) y por supuesto que no renegamos de la fusta, en definitiva son 500kg mas o menos que hay que saber canalizar, pero reprender no es torturar.

      Un saludo y estamos a tu disposición

      Comentario por harasambato — abril 17, 2009 @ 6:33 pm | Responder

  2. la verdad que ya me paso con el caballo este que tengo en cuestion, para mi, aparte de sus contracturas musculares en el cuello, ya le compre unas bolsas con gel para darle calor y crema… el problema esta en la boca, no acepta un gramo de fuerza de mas que ya se pone como loco. A la hora de reunirlo, con muuucha tranquilidad y pasiencia lo hace, pero si se le toca la boca o se pone tenso o me pongo tenso yo, endurece el lomo y es una licuadora.
    pero ya de a poco, con el pessoa lo estamos trabajando, y si, algo resulta, mucho adiestramiento y el chambon, pero ahora vere como experimento de a poco con el “tendedero” como lo apodaron en el club por el equilonge…
    un abrazo, nos estaremos viendo y si pueden mandarme una lista tentativa de costos por mes por mantencion y entrenamiento de caballo, me seria de mucha ayuda.
    daniel seifert.

    Comentario por daniel — octubre 27, 2009 @ 1:42 am | Responder

    • Gracias por tu confianza te mandamos un correo con la información

      Comentario por harasambato — octubre 27, 2009 @ 2:53 pm | Responder

  3. Estimados podran pasarme nuevas fechas de suss “clinicas de Doma” . desde ya muchas gracias por su atencion . atte. josé A. González

    Comentario por jose — abril 14, 2011 @ 7:44 am | Responder

    • Nosotros no tenemos un calendario de clínicas, hemos tenidos pasantes de diferentes partes del mundo, lo cual nos enriqueció mutuamente. Si alguien está interesado acordamos una agenda de tiempo, trabajo y costos

      Comentario por harasambato — abril 21, 2011 @ 4:40 pm | Responder

  4. me parece k la doma gaucha es muy parecida a la mexicana por tradicoon vasada en sometimiento abase de fuerza y maltrato cabe afirmar k la practique muchos años asta que conoci la famosa doma natural k simple mente es entender al caballo y acer las cosas con gradualiad y enseñarle que ace bien quitando la presion por ejemplo kuando le pido cejar y lo ace rapido libero la presion aflojando las riendas

    Comentario por antonio — agosto 8, 2012 @ 5:51 am | Responder

    • He visto videos con lo que Ud describe y si existe mucha similitud ….

      Comentario por harasambato — septiembre 10, 2012 @ 11:56 pm | Responder

  5. I am actually pleased to read this website posts which carries lots
    of useful facts, thanks for providing these kinds of statistics.

    Comentario por how long does it take to be a veterinary — diciembre 20, 2012 @ 11:19 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: