Harasambato’s Weblog

diciembre 3, 2008

Ambato Hiroito. Castración de los equinos

La castración obedece a criterios de manejo de la manada y no -aún cuando es importante que pierda la actitud del padrillo de luchar por el harén lo que los hace a veces tener un comportamiento agresivo – para volverlos más dóciles.

De hecho tenemos un caballo en el Haras que es un castrado y todas las mañanas se lo recordamos, pero se encarga de hacer funcionar la ley de la gravedad.

Ya hemos escrito y publicado un artículo del Dr. Spinelli sobre la castración de los equinos, exponiendo los criterios que tenemos (excepto en cuanto a la anestesia)  para llevarla a cabo.

Aquí mostramos a uno de los veterinarios del Haras, Dr. Delfino, castrando a Hiroito (de hecho castramos a 4 potros además de Hiroito).

Hiroito por diversas razones que ya hemos explicado y publicado, no pudo tener un training permanente. Eso no le arruinó el carácter puesto que siempre se mostró dócil a la monta, pero lo hizo muy dominante, teniendo una convivencia muy difícil con los otros caballos. De hecho quien esto escribe tiene en su ceja diez puntos producto de una abalanzada y giro imprevisto que hizo Hiroito para mostrar su dominancia a un caballo que estaba en un piquete.

De algo me sirvió, la tomografía mostró que tengo cerebro.

Unido a que no pudo tener por la edad una perfomance que justifique su condición de padrillo, es que decidimos optar por su castración, máxime si su sangre (Chief Z) la tenemos directa, y con servicios pendientes del Haras Baral.

Una última reflexión, aún cuando es normal esta forma de manejar a los equinos (mediante su castración), no es sencillo – desde el ánimo de quien ama a los caballos – ver su castración, y si nos hemos decidido a publicar y mostrar su operación es por que el post visitado es uno de los mas leidos, además insistimos, aun cuando sencilla, la operación debe ser hecho por un cirujano experto.

Nuestro querido y recordado Cherman Z se le murió a su adquirente el Sr. Juan López en una operación de castración, y quizá con esto rendimos un recuerdo a quien nos dejó frustrando una vida deportiva que anunciaba grandes logros.

La operación se hace a cielo abierto, a pesar que contamos con ambientes adecuados para quirófano. Como en la revisación clínica el equino presentaba sus dos testículos en posición correcta y el chequeo cardíaco mas los estudios de laboratorios no presentaban problemas, se optó por esta modalidad. La temperatura era de unos 10ª, así que no había moscas.

Primero se lo seda al equino, luego se lo duerme y se lo asegura con distintas maneas. Uno de los miembros es asegurado por encima del tarso haciendo unión con la mano del mismo lado. Se hace una sola incisión en la bolsa del escroto y por allí se extraen ambos testículos. Luego de limpiar el área de la operación, el caballo es puesto en libertad en un piquete o circular y se lo incentiva para que se mueva a fin de evitar la fomración de coágulos, como explica el Dr. Spinelli en su magnífico artículo.

Todo el proceso no dura mas de tres minutos y medio, y cuando es bien realizado no tiene que presentar complicaciones.

Nunca es sencilla la decisión de castrar, pero no existe otra forma de manejar la manada, Pequeño justificativo que no nos quita la tristeza por cualquier mínimo dolor que uno infringe a nuestros queridos equinos.

4 comentarios »

  1. “desde el animo de quien ama a los caballos” frases como esta se pueden leer en todos los articulos de su blog, sin embargo opino que no sólo alguien que verdaderamente “ame a los caballos”, sino cualquier persona que se precie de ser humano, seria capaz de someter al pobre bicho a semejante dolor. El animal sedado SIENTE, se puede apreciar perfectamente en el video que es así (intenta patear e incluso relincha, ¿parece dormido?).
    En el articulo que nombran del doctor Spinelli dice textualmente… “No se utilizaron drogas sedantes o anestésicas”… para hacer la cirugia, está claro. Bajo éste contexto, póngase primero en el lugar del animal y después ámelo todo lo que quiera. Alguien que se precie de “amar a los caballos” no puede publicar esto (mas allá de que el articulo me parecio tecnicamente muy bueno).

    Comentario por Patricio — febrero 18, 2009 @ 5:34 pm | Responder

    • Ya explique castrar no es de mi estima, pero que la castración es una imposición de la inexistencia de praderas libres para criar manadas en libertad. Por lo tanto castrar es un criterio que impone la civilización para el manejo de la manada en ambientes condicionados por el manejo del hombre.

      Si Ud tiene uno que lo sustituya mucho le rogaría que lo exponga.

      En Mongolia es un “deporte” muy popular la pelea de padrillos, le aclaro que de deporte no tiene nada y de sangriento mucho. Al castrar, el equino pierde el instinto de querer tener su harén de yeguas y por lo tanto no pelea por ellas.

      Hiroito está anestesiado y anestesia es insensibilizar. Tiene todo el soporte farmacológico para evitar el dolor, infecciones y complicaciones, de hecho a los 10 días estaba cicatrizado y de nuevo en actividad deportiva.

      En cuanto a su pregonada sensibilidad creo que la contestaré cuando me quede claro la contradicción que implica considerar técnicamente correcto lo que previamente se describe como la actividad propia de un sádico que causa dolor por el hecho de causar dolor algo que de ningún modo acepto.

      El blog describe como se maneja un haras y castrar exponiendo diversos criterios científicos para ellos (el del Dr. Spinelli entre otros) es propio de ese manejo.

      Comentario por harasambato — febrero 18, 2009 @ 8:16 pm | Responder

  2. Llevo 20 años de criador y no puedo superar el hecho de tener que castrar, pero no queda otra.
    Me parece que Patricio – sin querer ofender – no tiene idea sobre esta actividad, ya que hace una evaluación sentimental (sufrimiento, amor) en lo que es una actividad con fundamentos científicos.
    Los animales son promiscuos por naturaleza. Por lo tanto mantener muchos padrillos con la misma sangre uno corre el peligro de generar mucho imbreeding (consanguinidad) incluso de padre a hija, generando taras muchas mas peligrosas que los supuestos dolores que la siempre presente sensiblería como la que imagino se dispensa ante los sufrimientos de la heroína de un culebrón mexicano o brasileño, trata de evitar.

    Su blog es excelente, diría que único para nuestra actividad. Ojalá que muchos abran el “corazón de su actividad” para compartir como se hace un equino de excelencia. Sin sufrimientos y sin taras.

    Comentario por Alberto Olaechea — febrero 18, 2009 @ 8:41 pm | Responder

  3. El criterio del excesivo imbreeding es efectivamente, el fundamento científico para la castración. Revisando el tema lo encontré en uno de los libros de Morrison, discípulo de Larenz padre de la etología ciencia que estudia el comportamiento animal
    Excelente su aporte y desde ya le doy las gracias.
    Es lo bueno del intercambio de ideas, uno siempre aprende y se obliga a profundizar.
    Me parece dura la catalogación de la sensibilidad de Patricio, pero en este blog no censuramos los comentarios.

    Comentario por harasambato — febrero 18, 2009 @ 8:55 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: