Harasambato’s Weblog

noviembre 14, 2008

Imprinting

Filed under: caballo deportivo,Conocimientos,Experiencia — harasambato @ 11:45 am
Tags: , ,

En nuestra biblioteca tenemos varios libres sobre el management de los potrillos. Nuestro criterio es que todo el management debe estar perfilado hacia la “doma”, entendiendo el concepto como los hábitos y reflejos generados en el equino a lo largo de su vida para hacernos entender.

En este sentido el libro de Roberto Miller, sobre el imprinting (usamos la palabra inglesa ya que ella sintetiza un largo procedimiento) nos ha ayudado mucho para desarrollar esas habilidades de mutua comprensión.

Cuando en Haras Ambato ingresamos en la temporada de partos, lo primero que hacemos es poner un sereno, ya que por información genética las yeguas generalmente paren de noche, horario mas seguro para un animal que ha sido depredado desde sus orígenes.

Inmediatamente que se produce el parto, controlamos que la yegua expulse la placenta y haga la higiene al potrillo, lo que significa que en poco tiempo mas estará de pié.

Es el momento de empezar a familiarizar al potrillo con los humano, y es el proceso que vamos a mostrar con algunas fotografías y explicaciones de lo que hacemos.

 En este sentido, desde el lugar que se encuentra la yegua madre y su hijo, con mucha paciencia los trasladamos hacia un box amplio debidamente acondicionado con una buena cama.

 sany00013

Tanto por el traslado como por el trabajo de parto, el potrillo estará cansado y generalmente en posición acostada. En ese momento aprovechamos para hacer una serie de maniobras.

La primera de ellas permitirles que nos huela. A nosotros nos da resultado acariciar a la madre y al potrillo cosa de mezclar olores, puesto que el olfato es uno de los sentidos mejores desarrollados en los equinos.

Luego de unos minutos de hacer esto efectuamos maniobras que se asemejen a lo que el equino habrá de tener que aceptar en su convivencia con los humanos. Le agarramos varias veces el morro (mordaza), le pasamos una rasqueta de goma, agarramos sus orejas, enchufamos una peladora y le hacemos sentir la vibración por diversas partes del cuerpo, le pasamos un peine por las crines y la cerda de la cola.

Introducimos nuestro índice (previamente nos colocamos un guante al que le ponemos un poco de vaselina) en su ano (allí se introducirá luego el termómetro para tomar su temperatura) y de paso controlamos si tiene meconio compactado. Agarramos sus extremidades y le damos suaves golpeteos (herrajes). Introducimos nuestro índice de la mano que no tiene el guante en la boca y damos suaves tironcitos en sus comisuras (embocadura) y le colocamos un bozal.

Finalmente le hacemos una enema. Lo dejamos descansar, chequeamos que la madre tenga leche (en ese momento es calostro) y de a poco lo ayudamos a que se levante y lo acercamos a las ubres de la madre, sin al potrillo le resulta dificultoso (hemos comprobado cuando introducimos su dedo en la boca que tiene el reflejo de succionar) ordeñamos un poco a la madre y nos mojamos la mano que nuevamente se la introducimos en la boca al potrillo y así con paciencia lo colocamos en la posición para que coma.

Hay que contemplar que existen madres menos cooperativas (tambien tienen el estado puerperal) por lo que en el box no debe haber a lo sumo mas que dos personas y si el potrillo se mantiene todo el tiempo parado, veremos que busca ponerse al amparo de las patas de la yegua, para evitar que nos lesione o algo peor, la iremos haciendo girar a la yegua madre para que siempre las patas queden lejos de nosotros, quien nos ayuda debe controlar el tren anterior, por que los manotazos también existen.

Queremos significar con esto que quien realice el imprinting y su colaborador deben ser personas expertas en el manejo de equinos, o al menos uno de ellos para guiar al otro.

Nuestro Haras tiene en su manual de conducta que primero está la seguridad de las personas, luego de los animales y tercero de las cosas. Y esto se cumple a rajatabla.

A los dos días sacamos al potrillo con su madre y los llevamos a un piquete, lo hacemos sosteniendo un cabestro mientras otra persona ayuda la marcha del potrillo detrás de la madre levantándolo desde la cola.

sany00021sany0003sany00041sany00061sany0008

sany00022sany00015sany00031sany00043

 

Para nosotros es señal que el potrillo y su madre debe regresar a la pradera cuando el potrillo aprende a seguir a la madre portando el cabestro sin tironear, esto generalmente acontece entre una y dos semanas que es el tiempo que tenemos al potrillo en el box para que se le imprima (imprinting) todo el manejo de un caballo deportivo.

La yegua madre que hizo de artista es nuestra querida Ambato Luli, y su cría es un hijo de Casini, padrillo importado cuyo servicio nos lo dió Lucho Magnasco

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: