Harasambato’s Weblog

julio 6, 2008

Minerales en la dieta del equino deportista

Filed under: Aspectos varios,caballo deportivo,Conocimientos,Experiencia — harasambato @ 11:08 pm
Tags:

Nosotros hemos insistido en el magnesio para el cuidado de ligamentos y tendones.

Dicha mención nos introduce en el mundo de los minerales necesarios sin los cuales no existiría vida. Los minerales se diferencian en minerales macro y minerales traza y esta diferencia está dada por que los últimos se encuentran en ínfima cantidad en el ser humano en general y en los equinos en particular.

A continuación un extracto de un artículo publicado por la Universidad de Chihuahua, México, trabajo publicado por Federico Salvador y Esteban Rodriguez sobre alimentación equina, el que se refiere a los minerales.

Minerales

Se encuentran envueltos en funciones en el cuerpo, como componentes estructurales, cofactores enzimáticos, y transferencia de energía, partes de vitaminas, hormonas y aminoácidos (N.R.C., 1989), además de servir para el balance de electrolitros, mantener la conductividad nerviosa e influenciar la contracción muscular (Anónimo 3, 1998).

Los contenidos son variables en los alimentos, siete macrominerales y ocho microminerales son los principales:

Macrominerales

Calcio.- Forma gran parte de la estructura de los huesos (35 %), esta envuelto en funciones corporales como contracción del músculo y mecanismos de la sangre. Su absorción es de aproximadamente 70 % en animales jóvenes y 50 % en adultos, su requerimiento es variable según los cálculos dependiendo de la actividad del animal y el estado fisiológico, se menciona que su uso aumenta con el ejercicio, con la preñez, con el desarrollo de los huesos, con su excreción en leche y pérdidas endógenas así como su depósito en músculos, puede haber excesos pero no muy altos para evitar problemas de laminaciones en huesos (hasta 5 veces más teniendo niveles adecuados de fósforo) (N.R.C., 1989).

Fósforo.- Es requerido para la formación de huesos (14 – 17 %) además tenemos que forma parte de las reacciones de transferencia de energía (ADP), síntesis de fosfolípidos, ácidos nucleicos yfosfoproteínas. La pérdida endógena esta estimada en 10 mg/kg de peso vivo por día (N.R.C., 1989).

Su eficiencia en absorción es estimada de 30 a 55 % y varía con la edad del animal y la fuente de alimento. Debe tomarse en cuenta los requerimientos para desarrollo y crecimiento de animales en crecimiento y desarrollo de fetos, así como lactación en hembras. La relación calcio – fósforo debe tomarse en cuenta, donde el fósforo no es recomendable exceda la proporción de calcio lo cual produce malformaciones en el esqueleto (N.R.C., 1989; Anónimo 3, 1998).

Potasio.- Es el mayor catión intracelular, está involucrado en el balance ácidos – bases y la presión osmótica, las deficiencias se presentan en pérdidas de peso, el exceso es excretado rápidamente, su exceso puede presentar problemas cardiacos (N.R.C., 1989).

Sodio.- Es el mayor catión extracelular, su desempeño se involucra como un electrolito envuelto en el mantenimiento del balance ácido – base y en la regulación osmótica de los fluidos corporales. La sal común se añade normalmente de 0.5 a 1 % en las dietas para satisfacer sus requerimientos. El requerimiento para los últimos meses de gestación y trabajo ligero a pesado es mayor que el de mantenimiento, el trabajo prolongado incrementa su requerimiento por su excreción en el sudado de los animales, en mantenimiento, el requerimiento es como mínimo un 0.1 % en una dieta. Cuando el potasio incrementa en el suero sanguíneo se observa una disminución del Sodio. Su deficiencia genera una tendencia a que los animales consuman menos líquidos, disminución del apetito, tendencia a lamer o mordisquear objetos y después puede haber movimientos incoordinados de musculatura (N.R.C., 1989).

Cloro.- Normalmente acompaña al sodio, es un anión extracelular importante, envuelto en el balance ácido – base y la regulación osmótica. Es un componente esencial de la bilis y del ácidohidroclorhídrico, por lo tanto un componente para las secreciones gástricas y necesario para la digestión. Se dice que su deficiencia produce una alcalosis sanguínea, bajo consumo de alimento, pérdida de peso, debilidad muscular, producción de leche disminuida, deshidratación, constipación, etc.; Se considera que los caballos son tolerantes a altos niveles de sal en las dietas, con un acceso libre al agua. La toxicidad de la sal se presenta con manifestaciones de problemas en el sistema nervioso central en algunas especies y se piensa que los caballos pueden responder igual (N.R.C., 1989).

Magnesio.- El magnesio constituye aproximadamente el 0.05 % de la masa corporal, del cual el 60 % está asociado con el esqueleto. El magnesio es un activador de muchas enzimas. Su rango en las dietas es común de 0.1 a 0.3 %. Su absorción se da de 40 a 60 %. Su requerimiento es de aproximadamente 15 mg/kg de peso vivo. Los requerimientos aumentan en yeguas lactantes (N.R.C., 1989).

Su deficiencia provoca nerviosismo, temblores musculares y ataxia, continuados por colapsos, hipernea, convulsiones y algunas muertes. Su fuente para suplementación es el sulfato de magnesio

Azúfre.- Es contenido por aminoácidos, biotina, heparina, tiamina, insulina, etc. forma cerca del 0.15 % del peso del cuerpo, algo de azufre inorgánico puede ser incorporado en el azufre de la proteína microbial en el ciego, aunque la absorción de aminoácidos en esta parte puede ser limitada (N.R.C., 1989).

Minerales traza

Cobalto.- Es uno de los minerales traza y es parte integral de la vitamina B12, la microflora cecal y del colon de los caballos usan el cobalto de la dieta (N.R.C., 1989).

Cobre.- El cobre es esencial para enzimas dependientes del cobre, es envuelto en la síntesis y mantenimiento de tejido conectivo y elástico, la movilización de depósitos de hierro, conservación de la integridad de la mitocondria, síntesis de melanina y la destoxificación de superóxido. Sus fuentes de suplementación son sales como clorato cúprico, sulfato cúprico y carbonato cúprico. Se ha recomendado de 3.5 a 10 mg de cobre/kg de dieta, hay recomendaciones de añadirlo de 30 a 50 ppm en el concentrado (Anónimo 3, 1998), tiene relación con algunos otros minerales que involucran su absorción. El nivel máximo reportado tolerable ha sido de 800 mg/kg en la dieta (N.R.C., 1989).

Fluor.- Esta envuelto en el desarrollo de dientes y huesos, su necesidad en la dieta de los animales no ha sido establecida (N.R.C., 1989). Su exceso provoca lesiones en huesos, dientes descoloridos y laminitis. Los caballos pueden tolerar 50 mg de fluor por kilogramo en la dieta.

Yodo.- El yodo es esencial para la síntesis de Tiroxina y Triiodotironina, la primera regula el metabolismo basal. El requerimiento es estimado en 0.1 – 0.6 mg/kg en la dieta. La deficiencia en la dieta puede generar el nacimiento de animales débiles con un enlargamiento del cuello conforme van creciendo las crías. Las yeguas pueden presentar ciclos estrales anormales. Puede ser tóxico en concentraciones mayores a 50 mg/día, el cual se considera el nivel máximo tolerable. En hembras preñadas con 35 a 48 mg de yodo por día dan crías con la tiroides alargada (N.R.C., 1989).

Hierro.- El contenido del cuerpo de hierro es de cerca de 33 g de hierro. Esta distribuido en hemoglobina (60 %), mioblobina (20 %), almacenamiento y transporte (20 %) y enzimas (0.2 %). Generalmente los alimentos que se proveen contienen una cantidad suficiente de hierro para satisfacer las necesidades diarias de este mineral (N.R.C., 1989).

Su deficiencia se presenta como anemia. Los más susceptibles a presentar síntomas de deficiencia son los potrillos lactantes. Las concentraciones suplementarias de este mineral en la dieta para ponis no tienen efecto de respuestas positivas en parámetros productivos. En exceso de otros minerales se disminuye su absorción y viceversa. El exceso es tóxico especialmente en animales jóvenes (N.R.C., 1989).

Manganeso.- Es esencial para el metabolismo y sísntesis de carbohidratos y lípidos y la síntesis de sulfato condroitin necesario en la formación de cartílagos. Se considera que 40 mg de manganeso por kg en la dieta es adecuado y los forrajes contienen de 40 a 140 mg de manganeso por kg y los concentrados contienen de 15 a 45 mg/kg (excepto el maíz). Su deficiencia puede producir desarrollo anormal de cartílagos (N.R.C., 1989).

Selenio.- Es componente esencial de la glutation peroxidasa dependiente del selenio, apoya en la destoxificación de lipohidroxiperoxidos que son tóxicos para las membranas celulares. Su concentración recomendada es de 0.1 mg/kg en la dieta para caballos, los alimentos proporcionan de 0.05 a 0.3 ppm y es absorbido con cierta eficiencia en no rumiantes. Su suplementación ha sido aprobada por el FDA hasta 0.3 mg/kg de materia seca en alimentos para ganado, ovejas y puercos, y su suplementación en equinos ha sido restringida, se aplica solo por recomendaciones nutricionales y prácticas de la industria (N.R.C., 1989).

Las manifestaciones clínicas de deficiencias están relacionadas con la deficiencia de Vitamina E. El nivel máximo tolerable de selenio en caballos se ha estimado en 2 mg/kg en la dieta. Otras fuentes mencionan que una adición adecuada es de 0.1 ppm en el concentrado para caballos

Zinc.- Se presenta en el cuerpo como componente de muchas metaloenzimas como anhidrasa carbónica, fosfatasa alcalina y carboxipeptidasa. Tiene muchos roles en las funciones bioquímicas, la concentración más alta se da en el iris y carótida del ojo, además de la próstata. Las concentraciones medias de zinc se presentan en la piel, hígado, huesos y músculos, bajas concentraciones se localizan en la sangre, leche, pulmones y cerebro. Los alimentos comunes en equinos contienen de 15 a 40 mg de zinc por kg. Las fuentes apropiadas de zinc suplementario son sulfatos de zinc, óxido de zinc, cloratos de zinc, carbonatos de zinc y varios quelatos de zinc (N.R.C., 1989), se recomienda de 80 a 120 ppm en concentrados para caballos (Anónimo 3, 1998).

Una concentración de 40 mg de zinc por kg en la dieta es suficiente para prevenir la deficiencia en potrillos. Se dice que 50 mg de zinc por kg de materia seca es adecuado para toda clase de caballos. En potrillos 5 mg de zinc por kg en una dieta presenta deficiencias. Sus síntomas de defuciencia son inapetencia, rango reducido de crecimiento, paraqueratosis, alopecia, concentraciones reducidas en suero y tejidos de zinc y decremento de fosfatasa alcalina. El uso de 90 mg por kg en la dieta minimiza la incidencia de problemas en huesos, algunos investigadores recomiendan no mas de 50 mg/kg en la materia seca en la dieta.

Parece haber tolerancia de los caballos hasta 700 mg de zinc por kilogramo. La competencia con el cobre parece no darse a nivel de absorción de minerales, sino en otros eventos post absorción.

 

piedra limosa                              Sal común

Sal de minerales traza                Fosfato dicálcico

Roca fosfórica desflourinada         harina de hueso

Todos y cada uno de los boxes, como igualmente los comederos de los animales a campo se encuentran con los minerales para suplementar la dieta teniendo en cuenta el agotamiento de la tierra como proveedora natural de tales minerales (ver Ana María Lajusticia “La respuesta está en el colágeno”).

Anuncios

7 comentarios »

  1. Felicitaciones, me gusta mucho este tema de la nutrición y estos comentarios son fabulosos. Continúen con esa mistica de información práctica para ir mejorando nuestros conocimientos sobre alimentación equina.

    Comentario por Juan O.Jimenez R. — marzo 8, 2011 @ 12:23 pm | Responder

    • Gracias, es muy trabajoso llevar adelante un blog con tantos trabajos que implica un haras, pero todo lo recompensa el intercambio que mutuamente nos enriquece

      Comentario por harasambato — marzo 17, 2011 @ 7:29 pm | Responder

  2. cuantos minerales necesuta un deportista, embarazada y para subir de peso????

    Comentario por pamela — marzo 11, 2011 @ 1:58 am | Responder

    • los minerales no hacen subir de peso, la comida balanceada es la que hace subir de peso. A su vez tienes que distinguir entre varios tipos de minerales, etc. que son indicados de acuerdo a la actividad física implicada.

      Comentario por harasambato — marzo 17, 2011 @ 7:26 pm | Responder

  3. me urge saber eso xq no qiero permanecer engañadaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa xqfa

    Comentario por pamela — marzo 11, 2011 @ 1:59 am | Responder

  4. Me parece buena la publicación. Ya que orienta sobre los minerales y su funcion en el organismo de los caballos en este caso. Soy aficionado y criador de caballos peruanos de paso

    Comentario por Frank Pe/a — junio 3, 2011 @ 6:07 pm | Responder

    • Gracias por ayudarnos a divulgar un tema tan relevante para la perfomance del caballo deportivo, generalmente mal evaluado.

      Comentario por harasambato — junio 6, 2011 @ 6:38 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: